Diócesis de Lomas de Zamora

Switch to desktop Register Login

La patrona de la diocesis

 

 

Nuestra Señora de la Paz es la patrona de la diócesis de Lomas de Zamora, cuya fiesta es el 24 de enero. Y es en el Partido de Lomas de Zamora (Sáenz 438) donde se encuentra la catedral -sede episcopal- de la Iglesia diocesana.

 

Historia

Por seis veces (1821, 1834, 1839, 1853 y dos veces en 1855) el vecindario de las Lomas de Zamora había dirigido al gobierno sus solicitudes de permiso para construir su Iglesia. Algunas de ellas habían incluido además, la petición de fundación de pueblo, de parroquia y partido (ambas creaciones eran hechas en esa época, de modo simultáneo).

Antes de elevar la séptima presentación que habría de ser la culminante, fue celebrada una asamblea vecinal en la chacra de Francisco Portela en las Lomas de Zamora; se trataba de aunar criterios para resolver las dos cuestiones: la creación de partido y parroquia. De la cuestión del patronazgo o título del nuevo templo a construir, no se conserva acta conocida, pero sí un vivido testimonio felizmente recogido por César Adrogué en sus «Notas históricas», quien refiere en ellas: “(..) y todos, a su vez, cargaron sobre la señora de Grigera haciendo igual pedido. Esta señora, toda confundida y también agradecida por el común pedido que se le hacía dijo que aceptaba gustosa y que haría de su parte cuanto estuviese a su alcance para corresponder a la confianza que se depositaba en ella y, especialmente, para que la imagen que mandaría hacer fuera digna de representar en la tierra a la Reina de los Cielos. La imagen fue encargada a Barcelona y confiada a un escultor de primer orden. Inspiró al artista el celebrado cuadro del famoso pintor Rafael Sanzio, de Urbino, en Italia, que representa a una mujer sentada, con un niño de pie sobre sus faldas, ofreciendo el pequeñuelo con su manecita derecha una palma de olivo”.

Es posible, por tanto, que la consagración de las Lomas de Zamora a Nuestra Señora de la Paz se halle históricamente vinculada a los hechos previos a la firma del Pacto de Unión Nacional, en San José de Flores, el 11 de noviembre de 1859. El 20 de agosto de 1860 se elevó al gobierno la séptima y definitiva petición para construir el templo de las Lomas de Zamora.

 

El Templo

Los arquitectos encomendados para su construcción fueron los genoveses padre e hijo, Nicolás y José Canale, quienes habían sido desde 1854 autores de numerosas e importantísimas obras de ingeniería, arquitectura y diseño urbano, de las cuales aún subsisten, el frente de la Catedral de Buenos Aires, las iglesias de Nuestra Señora de la Piedad e Inmaculada Concepción (Belgrano), y otras como el palacio Miró en la Ciudad de Buenos Aires, la traza urbana y los edificios del centro cívico de Adrogué (Almirante Brown) y la quinta “Los Leones” de don Esteban Adrogué en Lomas de Zamora (Hogar Pereyra).

El 20 de agosto de 1860, un pueblo castigado por las luchas internas, acordó la creación del templo con voto y suplica permanente a la Madre de Dios.

Bajo el pontificado de Pío IX, el 16 de diciembre de ese año se bendijo la piedra fundamental que colocó el padrino de honor, lo cual se verificó en una ceremonia de excepcional brillantez encabezada por el gobernador de la provincia, general Bartolomé Mitre y por el canónigo Gabriel Fuentes, párroco de San Miguel de Buenos Aires, quien bendijo las zanjas abiertas para los cimientos, en tanto Mitre puso las primeras cucharadas de argamasa.

De este modo, se quiso levantar este templo como una ofrenda votiva por la reconciliación de todos los argentinos, hacia el final de la gran guerra civil que prácticamente se desató tras la Revolución de Mayo. Durante  mucho tiempo, por ello, el Partido de Lomas se llamó “Pueblo de la Paz”, ya que “la iglesia significó esa oración de todos los argentinos por la paz”.

En enero de 1865 se inauguró la primera parte del templo y se entronizó la imagen titular, donada por la señora Juana Zorrilla de Grigera, esculpida en Barcelona, España, y traída a la Argentina dos años antes.

El arzobispo de Buenos Aires, monseñor Mariano Espinoza, la erigió en octubre de ese año, en parroquia. Y el día de Nuestra Señora de la Paz, pero de 1900, se inauguró la segunda parte, cuyos planos son de José y Nicolás Canale. También en el día de la Virgen Patrona de Lomas, el arzobispo de La Plata, monseñor Juan Chimento, inauguró su atrio y frontispicio.

Al crear la diócesis de Lomas, el 29 de junio de 1957, el papa Pío XII elevó la entonces parroquia a la categoría de “Catedral”; en 1965, el segundo obispo diocesano, monseñor Alejandro Schell, la consagró solemnemente; y a fines de noviembre de ese año, el papa Pablo VI le otorgó el título de “Basílica”.

En 2010 se cumplieron 150 años de la creación canónica del templo, y por ello, Nuestra Señora de la Paz, patrona de Lomas de Zamora y de la diócesis del mismo nombre, fue coronada por el obispo Jorge Lugones, el 22 de agosto.

 

Oración a la Virgen de la Paz

María, Madre de la Esperanza, a Ti con confianza, todos nos encomendamos. Contigo deseamos seguir a Cristo, Príncipe de la Paz y Redentor de la humanidad: que las dificultades no nos acobarden, el cansancio no apague el ardor apostólico, ni la tristeza la alegría del corazón.

Al celebrar el Bicentenario de nuestra Patria, te pedimos, Madre del Redentor y Reina de la Paz, que continúes mostrándote Madre de todos, cuida nuestro peregrinar entre los hombres, nuestros hermanos.

Ayúdanos a ser constructores de la paz, en la Iglesia y en la sociedad, para que todos se sientan hermanos.

Que podamos huir de los odios, las confrontaciones y los desenfrenados deseos de poder y riqueza. Que promovamos el amor social, respetemos los derechos de los pobres y amemos la paz. Amén.

 

Oración a la Virgen de la Paz

Nuestra Señora de la Paz, Santa María venimos a agradecer tu presencia de Madre que siempre nos cuida y nos anima, nos socorre en los peligros y nos alivia las penas.

Venimos a pedir otra vez el don de la paz que viene de Dios: paz para nuestros corazones heridos, paz para todos los que sufren, paz para nuestra familias, paz para nuestro pueblo,  paz para el que está lejos, paz para el que está cerca.

Danos Madre la paz que supera la violencia y la inseguridad, la paz que es perdón y reconciliación, la paz social, fruto de amor y la justicia, la paz, que nos regalas en Cristo, tu Hijo. Amén.-

 

 

La patrona de la diocesis

 

 

Nuestra Señora de la Paz es la patrona de la diócesis de Lomas de Zamora, cuya fiesta es el 24 de enero. Y es en el Partido de Lomas de Zamora (Sáenz 438) donde se encuentra la catedral -sede episcopal- de la Iglesia diocesana.

 

Historia

Por seis veces (1821, 1834, 1839, 1853 y dos veces en 1855) el vecindario de las Lomas de Zamora había dirigido al gobierno sus solicitudes de permiso para construir su Iglesia. Algunas de ellas habían incluido además, la petición de fundación de pueblo, de parroquia y partido (ambas creaciones eran hechas en esa época, de modo simultáneo).

Antes de elevar la séptima presentación que habría de ser la culminante, fue celebrada una asamblea vecinal en la chacra de Francisco Portela en las Lomas de Zamora; se trataba de aunar criterios para resolver las dos cuestiones: la creación de partido y parroquia. De la cuestión del patronazgo o título del nuevo templo a construir, no se conserva acta conocida, pero sí un vivido testimonio felizmente recogido por César Adrogué en sus «Notas históricas», quien refiere en ellas: “(..) y todos, a su vez, cargaron sobre la señora de Grigera haciendo igual pedido. Esta señora, toda confundida y también agradecida por el común pedido que se le hacía dijo que aceptaba gustosa y que haría de su parte cuanto estuviese a su alcance para corresponder a la confianza que se depositaba en ella y, especialmente, para que la imagen que mandaría hacer fuera digna de representar en la tierra a la Reina de los Cielos. La imagen fue encargada a Barcelona y confiada a un escultor de primer orden. Inspiró al artista el celebrado cuadro del famoso pintor Rafael Sanzio, de Urbino, en Italia, que representa a una mujer sentada, con un niño de pie sobre sus faldas, ofreciendo el pequeñuelo con su manecita derecha una palma de olivo”.

Es posible, por tanto, que la consagración de las Lomas de Zamora a Nuestra Señora de la Paz se halle históricamente vinculada a los hechos previos a la firma del Pacto de Unión Nacional, en San José de Flores, el 11 de noviembre de 1859. El 20 de agosto de 1860 se elevó al gobierno la séptima y definitiva petición para construir el templo de las Lomas de Zamora.

 

El Templo

Los arquitectos encomendados para su construcción fueron los genoveses padre e hijo, Nicolás y José Canale, quienes habían sido desde 1854 autores de numerosas e importantísimas obras de ingeniería, arquitectura y diseño urbano, de las cuales aún subsisten, el frente de la Catedral de Buenos Aires, las iglesias de Nuestra Señora de la Piedad e Inmaculada Concepción (Belgrano), y otras como el palacio Miró en la Ciudad de Buenos Aires, la traza urbana y los edificios del centro cívico de Adrogué (Almirante Brown) y la quinta “Los Leones” de don Esteban Adrogué en Lomas de Zamora (Hogar Pereyra).

El 20 de agosto de 1860, un pueblo castigado por las luchas internas, acordó la creación del templo con voto y suplica permanente a la Madre de Dios.

Bajo el pontificado de Pío IX, el 16 de diciembre de ese año se bendijo la piedra fundamental que colocó el padrino de honor, lo cual se verificó en una ceremonia de excepcional brillantez encabezada por el gobernador de la provincia, general Bartolomé Mitre y por el canónigo Gabriel Fuentes, párroco de San Miguel de Buenos Aires, quien bendijo las zanjas abiertas para los cimientos, en tanto Mitre puso las primeras cucharadas de argamasa.

De este modo, se quiso levantar este templo como una ofrenda votiva por la reconciliación de todos los argentinos, hacia el final de la gran guerra civil que prácticamente se desató tras la Revolución de Mayo. Durante  mucho tiempo, por ello, el Partido de Lomas se llamó “Pueblo de la Paz”, ya que “la iglesia significó esa oración de todos los argentinos por la paz”.

En enero de 1865 se inauguró la primera parte del templo y se entronizó la imagen titular, donada por la señora Juana Zorrilla de Grigera, esculpida en Barcelona, España, y traída a la Argentina dos años antes.

El arzobispo de Buenos Aires, monseñor Mariano Espinoza, la erigió en octubre de ese año, en parroquia. Y el día de Nuestra Señora de la Paz, pero de 1900, se inauguró la segunda parte, cuyos planos son de José y Nicolás Canale. También en el día de la Virgen Patrona de Lomas, el arzobispo de La Plata, monseñor Juan Chimento, inauguró su atrio y frontispicio.

Al crear la diócesis de Lomas, el 29 de junio de 1957, el papa Pío XII elevó la entonces parroquia a la categoría de “Catedral”; en 1965, el segundo obispo diocesano, monseñor Alejandro Schell, la consagró solemnemente; y a fines de noviembre de ese año, el papa Pablo VI le otorgó el título de “Basílica”.

En 2010 se cumplieron 150 años de la creación canónica del templo, y por ello, Nuestra Señora de la Paz, patrona de Lomas de Zamora y de la diócesis del mismo nombre, fue coronada por el obispo Jorge Lugones, el 22 de agosto.

 

Oración a la Virgen de la Paz

María, Madre de la Esperanza, a Ti con confianza, todos nos encomendamos. Contigo deseamos seguir a Cristo, Príncipe de la Paz y Redentor de la humanidad: que las dificultades no nos acobarden, el cansancio no apague el ardor apostólico, ni la tristeza la alegría del corazón.

Al celebrar el Bicentenario de nuestra Patria, te pedimos, Madre del Redentor y Reina de la Paz, que continúes mostrándote Madre de todos, cuida nuestro peregrinar entre los hombres, nuestros hermanos.

Ayúdanos a ser constructores de la paz, en la Iglesia y en la sociedad, para que todos se sientan hermanos.

Que podamos huir de los odios, las confrontaciones y los desenfrenados deseos de poder y riqueza. Que promovamos el amor social, respetemos los derechos de los pobres y amemos la paz. Amén.

 

Oración a la Virgen de la Paz

Nuestra Señora de la Paz, Santa María venimos a agradecer tu presencia de Madre que siempre nos cuida y nos anima, nos socorre en los peligros y nos alivia las penas.

Venimos a pedir otra vez el don de la paz que viene de Dios: paz para nuestros corazones heridos, paz para todos los que sufren, paz para nuestra familias, paz para nuestro pueblo,  paz para el que está lejos, paz para el que está cerca.

Danos Madre la paz que supera la violencia y la inseguridad, la paz que es perdón y reconciliación, la paz social, fruto de amor y la justicia, la paz, que nos regalas en Cristo, tu Hijo. Amén.-

 

 

Diseño y Desarrollo Web por Diseño&Soporte. Desde 1995 desarrollando nuevas tecnologías al servicio de la evangelización y trabajando por una comunicación que nos haga mas comunidad.

Top Desktop version